La iglesia parroquial dedicada al Salvador, realizada en mampostería y cantería durante el siglo XVIII en estilo barroco. Muy influida por la antigua iglesia colegial de Alcañiz o la basílica del Pilar de Zaragoza, sus naves se elevan a la misma altura, siguiendo la tipología de iglesia-salón. Posee una magnífica torre-campanario, que observa desde las alturas los tejados de la villa, y una bella portada con arco mixtilíneo decorado con guirnaldas. Al interior, el precioso órgano realizado por los hermanos Turull, maestros organeros de Calanda, nos brinda sonidos de otro tiempo.